Antes de hablar sobre el SEO. En los años 80 del S.XX, un periodista, Antonio Álvarez Solís, ( primer director de la revista Interviú y uno de los fundadores del Grupo Z, recientemente fallecido víctima del COVID) comentó en una conversación informal, en la Avinguda Portal de l’Angel en Barcelona más o menos lo siguiente:

«En el sistema capitalista o de economía de mercado, cualquier persona tiene derecho a ser el número 1. La cuestión es que solamente una persona podrá ejercer ese derecho»

Pues con el SEO sucede un poco más o menos lo mismo. Estar en la primera posición de un determinado resultado en los buscadores es un trabajo arduo y durante muchos años ha sido gratificante.  La cuestión es…¿Realmente los buscadores de internet proporcionan posicionamiento? ¿Proporcionan visibilidad a cambio de dinero o de lo contrario premian la calidad de lo que vendes-comunicas? ¿Son meros prescriptores de opinión-tendencia? ¿O en realidad el algoritmo hacen suyos los  contenidos que tú has creado?

Algunas respuestas de estos interrogantes podéis descubrirlos en el vídeo que os ponemos a continuación:

Ícaro Moyano es una persona con una larguísima reputación en el mundo online. Solamente mirar su CV te puede dar una ligerísima idea del tipo de personaje que estamos hablando. 

Posicionamiento SEO - WebEl famoso algoritmo de Google que todo el mundo conoce, pero que nadie (salvo Google) sabe qué es…

Durante muchos años, desde la profesión del desarrollo web y del marketing digital, el SEO ha sido la pieza angular de un discurso absolutamente troncal, donde el producto era: «posicionamos su web en los primeros resultados de Google».  El problema era y sigue siendo en que casi todo el mundo proponemos a nuestros clientes lo mismo, aunque sin realmente conocer al 100% cómo funciona Google y el algoritmo que permite estar en esa primera posición.

 Por lo tanto, el SEO  o el posicionamiento web como producto intangible,  genera una propuesta de valor,  siendo el algoritmo de Google, el que altera el orden donde va a estar tu página web (o contenido digital)  en función de una/s determinada/s palabra/s clave/s de búsqueda/s.

Para construir esa propuesta de valor. En realidad, durante más de una década, se ha estado trabajando con herramientas, que nos ha proporcionado indicios de cómo funciona el famoso algoritmo.  Y en un importante porcentaje, los resultados han sido y siguen siendo buenos.  Pero también los años han demostrado, que en el mundo del desarrollo web, se ha vendido mucho humo al respecto, generando falsas expectativas y generando un entorno de mercado de «tierra quemada».

¿Qué sucede cuando buscamos algo en Google y todo lo que aparece no nos llama la atención?

Pues que acudimos a otras fuentes (nodos) digitales, además de las del buscador.  Y algunas son las que en el vídeo Ícaro Moyano apunta. 

¿Y por qué no nos llama la atención? Pues parece sencillo pero en realidad no lo es.

Se supone que el principal factor del algoritmo, para posicionar, debes de partir del patrón «palabra/s clave». Por lo que en cualquier estrategia SEO lo primero que se suele trabajar es en dicho patrón. 

Si se fijan, en cualquier búsqueda de palabras clave, donde la competitividad es muy evidente, los títulos y las descripciones son prácticamente las mismas. Ejemplo:

«Diseño web Santiago de Compostela.»

«Empresa diseño páginas web Santiago de Compostela»

«¿Buscas diseñador páginas web en Santiago de Compostela?»

Y así un largo etcétera. Pero eso sucede por que se establece un patrón sintáctico y no semántico. Google no valora la calidad del contenido, sino otros factores. En el ámbito de ADS (publicidad de pago) es evidente. Si pagas apareces en los primeros resultados. 

¿No os resulta monótono, sin propuesta de valor diferencial? Y no nos referimos a los buenos profesionales en general que aparecemos, sino al modo visual como Google muestra los resultados. Es una mera repetición de conceptos que el SEO impone para poder estar ahí.

Conclusiones…por hoy

Quizás uno de los elementos clave tras el COVID, son que muchas de las cuestiones que antes eran intocables e inamovibles, como es el caso de Google, posiblemente hayan empezado a terminarse. 

Que más de un 64% de las búsquedas en Google no hagan click en sus resultados, dan mucho que pensar. Para empezar reconsiderar determinados niveles de inversión publicitaria en este buscador o también, por que no decirlo en Facebook. Muchísimas empresas, especialmente PYMES realizan un notable esfuerzo de visibilidad en sus propuestas, sin éxito.

Y quizás uno de los elementos esenciales de ese poco o nulo éxito, radica en que el canal o la fuente, por disponer de un algoritmo semántico anticuado, ha cumplido su función. Y por lo tanto ha muerto.  El SEO ha muerto.

Pero eso no quiere decir, ni mucho menos que hay que desaparecer de Internet. Todo lo contrario. Hay más canales y más algoritmos. ¡Viva el SEO!

Estamos en

Poza de Bar 60 
Santiago de Compostela  ESP 15705

Nuestro horario

10:00 AM – 22.00 PM
Lunes – Viernes

Contacto

Phone: +34 981 936 620
Email: info@webproductiva.es